domingo, 9 de diciembre de 2012

Tendré que equivocarme mil veces para lograr aprender y no sé cuánto podrás soportar tú, ni espero que estés ahí. No prometas un para siempre, ya nadie cree en esas cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada